Eje Intestino-Cerebro en el Colon Irritable ¿Cómo afecta?

Los desequilibrios en el Eje Intestino-Cerebro son una de las posibles Causas del Colon Irritable. En el anterior artículo te explicaba qué es la Hipersensibilidad Visceral y cómo se relaciona con el Colon Irritable.

Hoy quiero explicarte qué es esto del Eje Intestino-Cerebro y por qué es importante en trastornos funcionales como el Colon Irritable.

¿Qué es el Eje Intestino-Cerebro?

Desde hace tiempo se considera que el Cerebro es el ordenador central del cuerpo… tiene la responsabilidad que todo funcione correctamente. Por eso el Cerebro está conectado con todos los órganos de forma bidireccional: con la vía sensorial recibe información del órgano y con la vía motora se asegura que los órganos se muevan según sus «órdenes».
Actualmente ya hay suficiente información para asegurar que este papel tan importante (el equilibrio del organismo) no lo lleva a cargo en soledad. El cerebro (o el Sistema Nervioso Central, más propiamente) comparte esta importante función con otros sistemas: el Sistema Hormonal y el Sistema Inmunitario.

Acompañamiento emocional tratamiento natural colon irritable

El Eje Intestino-Cerebro hace referencia a las relaciones que se establecen entre el Sistema Nervioso Central y el Intestino. Aunque el concepto va mucho más allá porque como he dicho, también está implicado el sistema hormonal y el inmunológico.

Se empieza a hablar de este eje cuando los estudiosos de la materia se dan cuenta de la importancia que tiene el Intestino en trastornos mentales como la Esquizofrenia, trastornos del comportamiento como el Autismo o en trastornos de degeneración neuronal como el Parkinson o el Alzheimer ( Aszalos Z, 2008) .
Cada vez hay más evidencia que apunta que muchas de estas personas también tienen trastornos intestinales, entre ellos el tener un intestino excesivamente permeable. Cuando esto pasa es común que lleguen a la circulación sanguínea diversos productos tóxicos que provienen de la alimentación. También pueden llegar toxinas generadas por la microbiota intestinal. Estas toxinas pueden acabar en el cerebro y generar desequilibrios en la química cerebral. Esta sería la base de este tipo de patologías.

¿Qué pasa en condiciones normales?

Del cerebro al intestino

Información sensorial externa (visual, olfativa, táctil o somática) llega al cerebro. Una vez allí puede ser modificada por nuestra memoria, nuestro conocimiento, nuestras emociones, etc. Esto se traducirá en acciones motoras en nuestro sistema digestivo: cambios en el movimiento de los intestinos, variación en las secreciones, cambios en el flujo sanguíneo dentro del tubo digestivo, etc (Ramírez J y Cols, 2003).

Un ejemplo: pasamos delante de una panadería y olemos a pan recién hecho. Es un olor conocido y almacenado en la memoria. Además es posible que me acuerde de aquella vez que comí aquel pan tan rico. Debido a todo esto, empiezo a salivar. A la vez en mi estómago se darán toda una serie de cambios que ayudarán a la digestión (en el caso que compre el pan y me lo coma).

Del Intestino al cerebro

Información interna generada por las vísceras digestivas llegará al cerebro por vías ascendentes sensoriales para avisar de lo que se esté llevando a cabo en el entorno digestivo. Con esta información el cerebro decidirá si es necesario realizar alguna modificación en la actividad digestiva.

Por ejemplo: Si tenemos el estómago vacío por un tiempo, se enviará una señal al cerebro. Éste llevará a término varias acciones: Generar una leve sensación dolorosa en la zona digestiva que la traduciremos como hambre y provocar en nosotros la conducta de búsqueda de alimento.

Para complicar esto un poco, recordar que las acciones nerviosas se mezclan con las acciones hormonales y con la actividad del Sistema Inmune (muy presente a nivel intestinal).

Eje Intestino-Cerebro en el Colon Irritable

Según el Dr. Jaime Ramírez y Cols se considera que en el 60% de los casos de Colon Irritable existen problemas en el sistema familiar y/o social de estas personas.

Sin pretender encasillar a nadie, es posible encontrar una forma de funcionar a nivel emocional más o menos parecida en la personas que sufren este trastorno. Se pueden caracterizar por ser personas perfeccionistas y poco adaptables, con elevada rumiación mental (les pueden dar muchas vueltas a las cosas). Suelen ser personas muy sensibles y que se ven arrastradas por sus emociones.

En definitiva, una forma de sentir y pensar que suele generar un elevado estrés emocional.

En situaciones de estrés el cuerpo gasta una gran cantidad de energía. Los tres sistemas que hemos hablado (nervioso, hormonal e inmunológico) se pondrán en movimiento para hacer frente al elemento que causa estrés. Cuando la causa de estrés es interna (por ejemplo: problemas emocionales, en contraposición del estrés que puedes pasar en el trabajo) y muy prolongada en el tiempo el cuerpo se debilitará y las acciones de estos sistemas acabarán siendo más dañinas que buenas.

¿Qué pasa con el Eje Intestino-Cerebro en el Colon Irritable?

Del Cerebro al Intestino en Colon Irritable

Los desequilibrios emocionales y la excesiva tensión y rigidez mantendrán activado el sistema de alerta del cuerpo de forma permanente.

Existe una parte del Sistema Nervioso que regula al organismo en estas situaciones, es el Sistema Nervioso Autónomo (SNA). Éste se conectará con las vísceras que «activan» al cuerpo (corazón, pulmones, vasos sanguíneos) y también con el Sistema Digestivo (para desactivarlo siempre que el cuerpo esté en alerta).

Cuando el SNA está permanentemente activado se producirán desajustes en el sistema digestivo que pueden acabar en alteraciones en la digestión, intolerancias alimentarias y alteraciones del tránsito (estreñimiento o diarrea).

Una activación del cuerpo prolongada en el tiempo elevará los niveles de Cortisol (La hormona del estrés). Un exceso de cortisol puede generar una excesiva permeabilidad intestinal y sobre activar al Sistema Inmune.
Un Sistema Inmune excesivamente activado puede generar inflamación intestinal de bajo grado y un aumento de la Histamina (y con ella: heces pastosas, ardor de estómago, problemas en la piel, migraña, etc)

Del Intestino al Cerebro en el Colon Irritable

Cuando la comida llega mal digerida a los intestinos, en vez de absorberse servirá para alimentar a las bacterias que lo habitan. Esto generará un desequilibrio en la microbiota intestinal.

Hay estudios que demuestran cómo la microbiota del intestino puede modificar el funcionamiento del cerebro (Andreo-martinez p y Cols, 2017). Tanto es así que ya se habla del Eje microbiota-intestino-cerebro. Este tema da para hablar mucho. Será en el próximo artículo.

La información sensorial que se envía desde las vísceras digestivas al cerebro (vías ascendentes) también se encontrará alterada. Esto acabará generando problemas en la interpretación de la información por parte de este último. El cerebro puede codificar como si fuesen dolorosos, los estímulos viscerales aparentemente normales. En el artículo anterior hablé de forma un poco más extensa de esto.

¿Y tú que puedes hacer con todo esto?

Normalmente no me gusta escribir artículos alarmistas ni catastrofistas, y creo que este me ha salido un poco así. Mi intención siempre es dar información que te movilice. Que puedas ver que hay un por qué, que las cosas no pasan porque sí… y si hay un por qué, también hay una solución.

Mi intención también es la de poner el acento en tu mundo emocional. Para solucionar los síntomas del Colon Irritable hay que abrir la Caja de Pandora y mirar que hay dentro. Sanear las emociones que te impiden vivir feliz y en libertad generará una mejoría, sin duda, en tus problemas digestivos.

Para acabar el artículo y suavizarlo un poco 🙂 quería dejarte este ejercicio de meditación guiado propuesto por Olaya Menéndez (experta en ayudar a superar la ansiedad).

Espero que esta información sobre el Eje Intestino-Cerebro te ayude a estar más cerca de Vencer al Colon Irritable.
Como siempre, te espero en los comentarios…
Por favor, comparte el artículo si te ha gustado

Referencias Bibliográficas

Aszalos, Z. (2008). «Neurological and psychiatric aspects of some gastrointestinal diseases.» https://doi.org/10.1556/OH.2008.28480

Dr. Ramírez Mayans, J; Dr. Mata Rivera, N; et al (2003) «Síndrome de intestino irritable (Sii)» en Acta Pediatr Méx 2003;24(5):297-303

Andreo-Martínez, P., García-Martínez, N. & Sánchez-Samper, E.P. (2017) » La microbiota intestinal y su relación con las enfermedades mentales a través del eje microbiota-intestino-cerebro » en Rev Dis Cli Neuro , 2017,4(2)52-58


Samuel Pujol Hernández

Trabajo en BARCELONA con personas con Síndrome de Colon Irritable u otros problemas digestivos. Les ayudo a reducir sus molestias y a equilibrar el estrés emocional que acompaña a estos problemas.
Puedes ver todos mis productos y servicios en el link siguiente: https://samuelpujol.com/tienda

6 pensamientos sobre “Eje Intestino-Cerebro en el Colon Irritable ¿Cómo afecta?”

  1. Es de agradecer la publicación de artículos en los que se hable de la relación del sistema digestivo y el sistema nervioso central. Yo tengo una web desde hace poco sobre el colon irritable en la que mi intención es ir publicando consejos y productos naturales que puedan ayudar a la digestión y a los síntomas de esta afección. A partir de ahora te tengo fichado para compartir tus artículos en la cuenta de Twitter de la web porque tu enfoque es muy necesario. Si en algún momento te apetece pasarte por la web estaré encantada de recibir una visita de un profesional como tú. Enhorabuena por tu trabajo y sigue así.

  2. Muchas gracias Samuel por tu información es de gran ayuda saber más sobre este tema que tanto preocupa y no se sabe como resolverlo.Pregunto: iniciar un tratamiento psicológico ayuda verdad?
    Un cordial saludo. Liliana

    1. Hola Liliana.
      Mi opinión sobre lo que preguntas es esta: Para mí es importante hacer un trabajo integrado. Trabajar con alimentación, equilibrar las bacterias intestinales, mejorar el proceso de digestión del estómago y otros temas «físicos» se tienen que tocar. Pero no hay que olvidar que el estrés emocional puede estar afectando al sistema digestivo, así que el trabajo psicológico sí que ayuda (sin duda).
      Trabajar la parte emocional sin trabajar a nivel digestivo a lo mejor ayudará a reducir los síntomas después de tiempo. Trabajar lo digestivo sin trabajar lo emocional a lo mejor ayuda a reducir síntomas al principio pero luego volverán a venir otra vez.
      Por eso hay que trabajarlo todo integrado (digestivo + emocional) para conseguir una mejora que se prolongue hacia el futuro.
      Muchas gracias por hacerme esta pregunta… Espero haberte aclarado un poco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.